Janet Rodríguez

separator

Había oído hablar de la Alta Sensibilidad y nunca me había detenido a investigar. Siempre me han catalogado de intensa, nerviosa, que lloraba por “todo”. Un día, gracias a las redes, comencé a leer a Noelia que hablaba de Niños Altamente Sensibles. Mi hija mayor cumplía casi todos los puntos de la lista de una niña con estas características. ¿Y yo? Pues aunque no todas, supongo que por crecer y madurar algunas ya las aprendí a manejar y a vivir con ellas y por tanto son menos intensas, sin embargo saberme y empezar a investigar sobre este tema, me ha calmado y me ha ayudado a buscar soluciones para sentirme mejor y ayudar a mis hijas. Asistí a un taller presencial con ella y además de claridad, Noelia aporta su propia experiencia y un enfoque de responsabilidad con el que me identifico mucho. No se trata únicamente de nombrar lo que nos pasa, de poder catalogarlo, se trata también de encontrar herramientas y seguir invirtiendo en nuestro autoconocimiento para poder acompañar con responsabilidad, honestidad y amor, sobre todo amor. Gracias Noelia.