La comunicación como pilar de cualquier relación. 3 consejos para que fluya mejor

separator

Me han preguntado muchas veces acerca del “secreto” de mi matrimonio, cómo es que somos así, cómo hemos conseguido seguir compenetrados, evolucionar juntos, que se nos vean tan felices y siempre vayamos a mejor. Me preguntan como “convencí” a mi marido con respecto a los temas de crianza, educación, mi visión de la sensibilidad etc… y yo no le convencí de nada, él quiso aprender y mejorarlo todo.

Así que hoy quiero escribir este post más personal porque creo que os puede inspirar.

Cuando nos conocimos él tenía 34 años y yo 18. Yo acababa de llegar a España desde Argentina y él superaba una ruptura. Digamos que ya la cosa pintaba compleja. Y hoy más de 13 años, 1 boda, 7 mudanzas, un gato, una perra, 2 hijos y muchas experiencias vividas después, miro atrás y no puedo sentirme más orgullosa de nosotros.

¿Ha sido fácil?, no. Y ¿cuál es el truco? (hoy te hablo de uno de pilares de una relación sana) la COMUNICACIÓN.

Siempre lo hemos hablado TODO. Por WhatsApp durante sus guardias de noche si hacía falta, o si la discusión nos había bloqueado y se nos habían atascado las palabras en el calentón. De noche hasta las mil, con la niña en la teta cuando era bebé, cuando duermen los dos, cuando juegan en su habitación… Siempre hemos sido honestos con nuestras debilidades y conscientes de nuestros fuertes.

No siempre las palabras fluyen sin más, porque a veces ni uno mismo es consciente de por qué siente las cosas, de donde vienen sus patrones, o qué es lo que debe mejorar, o qué es lo que se bloquea, pero nunca hemos dejado que las palabras nos ahogasen hasta matar la chispa que nos mantenía unidos.

Vacaciones mayo 2010 tras 4 años juntos

Hemos TRABAJADO y trabajamos a diario en nuestra relación. Porque creemos que así debe ser, que los lazos se construyen, se mejoran, se perfeccionan, y se hacen cada día más fuertes con esfuerzo, consciencia, amor y mucha voluntad. Hemos querido que funcione, hemos apostado por nuestra historia y lo hacemos cada mañana cuando seguimos eligiendo despertarnos el uno al lado del otro (bueno esto en un sentido metafórico, porque en esto del colecho los niños tienen la soberanía de nuestra cama)

Nunca tengas miedo a contarle a la persona que has elegido para acompañarte en el camino de la vida, lo más oscuro y profundo de ti, porque si no te ama con eso entonces no tendrá sentido.

Como buenos PAS los dos somos entregados, apasionados, profundos y sensibles a nivel emocional en sentidos muy distintos, no siempre nos fue fácil comprender la sensibilidad del otro, precisamente porque tenemos diferentes formas de vivirla, y justamente aceptar esa visión para complementar la nuestra ha hecho que nuestra relación sea, con los años, cada vez más respetuosa con la naturaleza individual de cada uno.

Nuestro último aniversario de bodas septiembre 2018

Aprendimos a decir las cosas con asertividad, cariño y también firmeza, a reclamar nuestro espacio personal y construir el compartido, a coexistir sin exigir. Y eso, eso es el amor libre de verdad.

Saber cómo decirle al otro lo que sientes sin reprochar o “echarle la culpa” es todo un arte, porque sin duda requiere de consciencia para saber que tú debes hacerte responsable de tu parte y eso es lo único que está en tu mano y que el otro tenga la madurez de asumir su parte es lo que hará que podáis remar en la misma dirección.

Las personas altamente sensibles vivimos con tal intensidad que a veces puede ser todo un reto superar la revolución que trae consigo la paternidad, sin morir aplastados por el drama cotidiano. Así que quiero dejarte 3 consejos para que la comunicación fluya mejor en tu relación de pareja (también aplicable a amistades)

  1. Habla siempre en primera persona de lo que Tú sientes, de lo que Tú ves, y de lo que TÚ puedes hacer para mejorar la situación, evitando así culpabilizar al otro (aunque el otro cometiera un error) eso abre a la otra persona al diálogo en lugar de ponerse a la defensiva por tu acusación y es más probable que se sienta comprendido en vez de juzgado.
  2. Antes de abordar el conflicto piensa primero en por qué para ti es importante, puede que quizá por nuestra tendencia típica de PAS de tomarnos las cosas de forma personal y de creer que siempre tenemos la culpa, que algo hemos hecho mal, que somos responsables de lo que sienten los demás por nuestra alta empatía, quizá no estemos enfocando bien la situación y sea todo cuestión de perspectiva y de profundizar en nosotros antes de que la cuestión se convierta en un problema.
  3. Cuando estéis hablando escucha de forma activa y respetuosa, eso significa que no estés pensando en qué responder. Sé que tu cerebro PAS se adelanta a lo que el otro va a decir, que le conoces y quieres ir al grano, pero eso no va a ayudar a conectar y resolver, sino a generar tensión porque acabarás interrumpiendo o incluso equivocándote en lo que creías que el otro iba a decir. Tu prioridad es escucharle conscientemente, así podréis conectar en vez de discutir.

Espero que este post te sea de ayuda y no dudes en dejarme tu comentario contándome qué es lo que te resulta más difícil en la comunicación con tu pareja.

Un abrazo, Noelia.

www.noeliarodriguezizquierdo.com/relaciones-apasionantes

Y si quieres que os acompañe a tener una relación mejor, seas PAS-PAS, PAS-No PAS puedes apuntarte a relaciones aPASionantes en su segunda edición, donde trabajaremos durante 6 semanas en los cimientos de las relaciones personales saludables: Autoestima, respeto, empatía, confianza y COMUNICACIÓN. No te lo pierdas!