5 consejos para equilibrar la alta sensibilidad y el inicio del curso escolar

separator

Septiembre es el mes del «año nuevo» para muchos, puesto que es el comienzo del curso tras las vacaciones, una nueva temporada laboral y la renovación de los propósitos personales y académicos.

Los niños empiezan el cole, y para muchos será su primer día de Educación infantil, y otros muchos dan el gran paso de infantil a primaria. Sin duda es momento de muchas emociones encontradas, de momentos alegres por venir, de nervios, emoción, novedad, amigos, profes.

Para cualquier niño PAS esto puede ser un trago muy duro de pasar. Y ¿por qué? Precisamente por que un niño altamente sensible es mucho más consciente de los cambios, de los matices, y vive intensamente todo lo que está ocurriendo, sin tener herramientas para ponerle palabras, o poder gestionarlo de forma madura. Así que es fundamental que nosotros, sus padres y profesores, nos preparemos conscientemente para ayudarles a transitar todo esto con el mayor equilibrio emocional posible, y ser bálsamo y PAZ cuando las cosas se pongan difíciles.

Hoy quiero centrarme en los niños que dan el paso de iniciarse en la escolarización a los 3 años, y los que abandonan infantil para pasar a una etapa de educación de «mayores» que supone un cambio muy importante en el proceso escolar. Por eso quiero darte 5 consejos que te ayuden a comprender y preparar a tus hijos y/0 alumnos en el inicio de curso.

  1. No le recuerdes todo el tiempo lo poco que falta para empezar el cole.  Puedes crearle ansiedad y temor ante la insistencia de «la cuenta atrás». Podéis apuntarlo en el calendario, dejarlo a su alcance y responder a sus preguntas cuando dude, o recordárselo el día anterior. Recuerda que viven con intensidad TODAS las emociones.
  2. Muéstrate entusiasmado por lo nuevo, pero comprensivo ante su temor, sin pretender sobre entusiasmarlo «para que vaya contento» porque quizá no sea esa su sensación. Quizá no le entusiasme, ni le alegre empezar el cole y querer «transmitirle» TU entusiasmo puede alejarle de SU sentir y SUS emociones. Empatiza.
  3. Pregúntale cómo se siente ante el nuevo cambio, si hay algo que le de miedo, si hay algo que le preocupe, ESCÚCHALE. Es importante que enfoquéis la atención en SU PERSPECTIVA ante la nueva experiencia.
  4. Podéis crear un pequeño ritual de transición. Que no es más que representar este paso de la forma qué mejor os vaya para hacerlo «TANGIBLE», por ejemplo preparar juntos la ropa la noche anterior, que pueda elegir qué va a ponerse en su primer día. Si lleva uniforme que pueda elegir un complemento, algún juguetito pequeño que pueda llevar en la mochila para sentirse seguro y conectado a su hogar, incluso si lo desea que pueda dormir con vosotros, preparar un desayuno especial para su primer día, o realizar una actividad que le encante todos juntos para la vuelta a casa.
  5. Y por último como forma de conexión para toda la familia os dejo un episodio precioso del conejito Simón, que no quiere ir al cole para que veáis cómo se siente y de qué manera sus padres y maestra le acompañan. Son unos dibujos muy respetuosos y con una magnífica perspectiva, que os recomiendo personalmente. Lo tenéis disponible en Netflix y también encontraréis episodios en YouTube.

Y como consejo personal, de mamá a mamá, de mamá a papá os digo que respiréis, que vuestra prioridad sea manteneros serenos, confiados y totalmente disponibles para acompañarle, entenderle y no «esperar» que todo vaya «GENIAL», si no aceptar lo que sea y ayudarle a integrarlo en su experiencia vital, os aseguro que eso marcará la diferencia en su corazón.

Feliz inicio de curso para todxs!!!

 

PD: Si os apetece que os cuente nuestra experiencia con Emma y su escolarización tardía y su primer año de cole el curso anterior compartid el post para que lo sepa y será el próximo post!

Un abrazo

Noelia.